Santuario de Sant Grau

15 km de Tossa, en el macizo de Cadiretes

Se puede acceder a él por la carretera que va de Tossa a Sant Feliu de Guíxols por la costa.

El exterior del edificio es de estilo neogótico.

La historia del santuario de basa en una leyenda popular según la cual San Gerardo de Aurillac vivió aquí en el siglo IX.  En el año 1200, la reina María de Montpellier, madre de Jaime I el Conquistador, consiguió obtener unas reliquias del Santo, procedentes de Aurillac, que fueron depositadas en este santuario.